Déjalo atrás (Las Orejas del Lobo)

Atrás está -y estará- siempre el pasado. Intentará trepar por las redes de tus recuerdos cuando menos te lo esperes.

Puedes dejar que te atrape, o puedes encerrarlo en una caja fuerte bajo llave, tirarla al mar y ponerle fin a la resignación por todo aquello que no hiciste o que hiciste mal.

Empezarás así a vivir sin fantasmas.

Podrás darte la vuelta de vez en cuando, para no perder el compás. Rememorar todos los pasos que has dado en el camino para estar hoy, aquí, con mucho por lo que seguir alzando la voz.

Incluso mirando atrás, seguirás viendo al lobo que hace ya años forma parte de tu piel. El que te mira obcecado en que retrocedas a los días más crudos de tu existencia, cuando tenías que sacar los dientes los 365 días del año.

Atrás, a mi espalda. Siempre atrás para que, cuando me atreviera a enfocarlo todo de frente, supiera quien soy, lo que fui y lo que seré. Con la fuerza de un licántropo que nunca se desvanece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s