Insta(turdidos)

Mil millones. Hablo de usuarios que a día de hoy tienen una cuenta creada en esa maravillosa plataforma llamada Instagram. ¿Genial, verdad? Un logro histórico para los creadores de esta red social -posiblemente estén contando milloncitos en algún lugar no demasiado austero- mientras tú andas hasta tus extremidades íntimas de trabajar.

Pero que digo yo, que igual se nos ha ido de las manos -un poquito, si eso- esto de subir fotos. ¿No teníamos suficiente con nuestras madres, para las que posábamos mellados y con un peinado ridículo a regañadientes pensando joder, otra foto más? Que ahora, de la noche a la mañana, publicamos lo que desayunamos, a nuestro perro olisqueándose sus partes -qué culpa tendrá él, dirá mirando con desdén a ese absurdo aparato al que le dedicas unas pocas horas sin sentido alguno- o el último libro que aparentemente andas leyendo -gírelo, que está del revés- .

Incluso ponemos esa sonrisa -más falsa que una moneda de tres euros, por cierto- idiota en todas las publicaciones, para darle un poco de envidia a la gente que observa desde el otro lado de la pantalla. Se nos olvidan las cosas. Las cosas buenas, vaya, las que tienen cero relevancia las hemos puesto en un pedestal. He visto gente comer a través de su móvil, un plato de veinte euros, y dejarse hasta las patatas fritas ¿pero qué te pasa, estás bien? solo por hacer una foto -#yummy, #patatas #fries #mishuevosenvinagre- ya me entiendes.

Incluso se nos ha olvidado lo que nos gusta de verdad, nos hemos empachado tanto de likes, -si abuela, si me estás leyendo, me refiero al corazoncito rojo ese- que ya no tenemos ni puñetera idea de nada.

Y aquí, en esto de Instagram, todos tenemos una vida irresistiblemente maravillosa. Somos jodidamente guapos, felices y claro que si, coño, ¡somos hasta ricos! Por favor, llamadme anti social, o el típico que se las da de guay por criticar lo que posiblemente piense la mayoría de Instagramers -o como se escriba- para conseguir un poco de atención.

Adelante, pueden hacerlo, que yo me quedaré tan ancho.

Mientras tanto, le daré un uso -porque realmente lo tiene, si sabes utilizarlo- real a una red social que se pudre a pasos agigantados con tanto postureo innecesario. Dejemos de vivir la vida de los demás -que no será para tanto- y levantemos los ojos del IphoneXS Edición Limitada, que igual el mundo se ve con otros ojos -los tuyos, mismamente-.

Cada vez nos queremos parecer más los unos a los otros, perdemos toda nuestra esencia por querer gustar -porque hoy un me gusta se paga hasta con dinero, y con salud para muchos- a personas que posiblemente no sepan ni qué día cumples los años, o que uno de tus sueños de toda la vida es observar a las ballenas en libertad. Somos la apología de los marcianos de Toy Story, que solo sabían decir aquello de: “el gaaaaaaancho”. Espero que el gancho no te pille, amig@, que mires más allá de un me gusta, de una storie de la última juerga de un familiar desconocido, y que empieces a montarte tu propia película, porque nadie la va a contar mejor que tú.

#abrelosojos #patatasconchorizo #habiaunmarcianoconcuatrojoslojuro #peroquetepasa

S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s