Entre sueños y llamaradas

No sentir nada puede acabar contigo -me decía a mí mismo-. Ella no paraba de sonreír mientras mi cuerpo y cerebro ponían mil obstáculos para alejarse de un sentimiento extraño. No conocía mi capacidad de inmersión, de ponerle jaulas a ideas, a sentimientos encontrados por el miedo a sufrir una vez más.

Ahora sí. Lo sé perfectamente. Reconozco mis impulsos cuando no me permiten volver a quemarme con el fuego que sigue ardiendo -por dentro, siempre-. Quizá la llama no se apagó. La dejamos allí, tiritando, pidiendo a gritos que alguien le insuflara un poco más de gasolina para volver a crecer. Quizá era lo más sensato. Quizá sólo nos quemamos un poco los pies, para recordarnos que quema, y que estamos vivos. Que igual no somos fuego, que quizá algún día lo sacaremos -desde dentro- para que vuelva a encenderse y no necesitemos ni cerillas.

Y entonces resuena en mi cabeza Vetusta Morla, y Copenhague (porque ahora me he vuelto un ñoño con todas las letras)

Llueve en el canal
la corriente enseña el camino hacia el mar
Todos duermen ya
Dejarse llevar suena demasiado bien
Jugar al azar
Nunca saber dónde puedes terminar
O empezar
Y yo me hundo un poco más en el asiento, mientras conduzco camino a casa tras una jornada entre focos, ruedas de prensa y estrellas que se van dejando huella. Y me pregunto donde estará mi estrella. Y vuelvo a empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s