Sobre viajar solo

Para algunos un plan suicida, de gente rara. Para muchos otros, una droga que cura el alma. Si, yo estoy en el segundo grupo y me enorgullece formar parte de él. Correr el riesgo de intentarlo, de exponerte a un viaje en soledad puede parecer kamikaze y sin mucho sentido, sin embargo, lanzarse al ‘vacío’ y simplemente probarlo puede convertirse en una de las mejores sensaciones de tu vida.

Y ahora sí, voy a dar un par de pinceladas del significado que tiene para mi embarcarte en una aventura únicamente con un par de maletas, media docena de camisetas y algún libro rescatado del fondo de un cajón abandonado de mi habitación.

Multiplica tus sentidos

Estás solo. Lo que significa que no vas a poder compartir tus recuerdos con nadie -o eso es lo que te suelen decir-. Lo que a su vez significa que únicamente tú, tú y solo tú vas a disfrutar de momentos, a tú manera, sin depender de nada ni de nadie. Me recuerdo perfectamente tomando un café entre las calles de Copenhague, o escribiendo un par de relatos cortos frente a la Opera de Viena, sin prisas, acompañado por una libertad salvaje que te incita a comerte el mundo, a creerte capaz de todo. Me recuerdo, subido a un autobús camino de Bratislava, con copos de nieve cayendo al son de la lista de música de los 80’s que suelo utilizar para darle más color a estas aventuras improvisadas.

Mientras te encuentras, te encontrarán a ti

Y muchas veces, viajar solo suena a leyenda urbana si además abres tu mente e intentas adaptarte al lugar donde estás. Entablar una conversación distendida puede acabar convirtiendo a un extraño desconocido en una amistad eterna, más todavía si te hospedas en albergues/hostales de gente que está viviendo exactamente lo mismo que tú.

Es un proceso de auto-descubrimiento personal con el que sin ninguna duda sacarás muchas conclusiones, alguien dijo una vez que para encontrarse primero hay que perderse ¿no?

Las sensaciones son increíbles, tus sentidos se disparan hasta límites que creías inalcanzables y te das cuenta que viajar solo es, además de una aventura de conocimiento personal, un reto que si derribas una vez, querrás repetir una, dos, tres e infinitas veces.

Así que si alguna vez me has preguntado si me da miedo viajar solo, aquí tienes la respuesta: Viajar solo me da la vida, y la vida me da para superar miedos, pero miedos de verdad.

Atrévete.

S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s