Ya no se baila

Cada noche que salgo por ahí con los colegas me hago la misma pregunta, ¿porqué cojones no me tocó nacer en los sesenta?

Mientras reflexiono sobre este drama, los pies me van solos, me esfuerzo en mover un poco el esqueleto al ritmo de los mega artistas latinos por los que la gran mayoría de la población se rige, y me doy un poco de asquete -sigo bailando, que coño, voy a pedirme otra copa-. La gente tiene en un pedestal a Daddy Yankee, Bad Bunny, Ozuna y un largo etcétera de artistas reconocidos por sus canciones, tan poéticas como románticas ¿a que sí?

Y entre la muchedumbre, entre una plaga de machirulos con la camisa medio desabrochada en busca de qué se yo, me pregunto cosas -porque a mí me da por preguntarme y responderme a mi mismo a altas horas de la noche- Paso del “¿que estoy haciendo yo aquí?” al hemos venido a divertirnos, que carajo. Y en mis pausas mentales me acuerdo de mis padres, que han vivido quizá los mejores años de la música, y me invade una envidia tan enorme que empiezo a odiar a ese capullo de Don Omar que sigue ahí, sonando mientras todo el mundo graba un instastorie para celebrar que la musica de hoy es una patraña, perdón, quería decir una obra de arte…

Me empiezo a montar una gran película, haciendo oídos sordos. Me vienen a la cabeza las interminables tardes en las que mi padre y yo escuchábamos todo aquel arsenal de LP’s (esa es la mejor herencia que me puedes dejar, papá). Saltábamos en el sofá, nos invadía una alegría que me sigue acariciando a día de hoy, cuando busco a Carlos Santana, a Rod Stewart, a Eric Clapton, a los jodidos UB40… podría citar a unos pocos más pero esto no se convertirá en un Top 50, más que nada porque considero que no tengo puñetera idea de música.

Y vuelvo a poner los pies en el suelo, me encuentro con el negrito de ojos claros y el reggaeton de los cojones que tanto nos gusta a todos. Me imagino como sería ese mismo sitio si de repente al DJ se le cruzaran los cables, ¿os lo imagináis? Qué pasaría si de repente empieza a sonar Oasis, Deep Purple, Joaquín Sabina, Elton John, ¡los putos Rolling Stones!

Pues que eso ya no se baila.

*Nota mental: inventar una máquina del tiempo para que me lleve a los 60,70,80. Will be Fun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s