Frío

Paso del frío que acaricia los huesos al confortable calor que te da el simple hecho de llegar, sano y salvo, un lunes tétrico a casa.

Mi perro se levanta del sofá -en el que lleva enroscado interminables horas esperando unos cuantos mimos-. Me recibe como si no me hubiera visto en unos pocos años y parece que a él si que le apetece refrescarse un buen rato a la intemperie. Vuelvo a salir. El viento, que congela ideas, pensamientos y sombras, nos da un buen puñetazo en la cara.

Me distraigo intentando descubrir qué demonios olisqueará ese pequeño ser durante incontables minutos, a mi parecer allí solo se encuentra el frío que cala por dentro.

Volvemos a casa. La calefacción me incita a ponerme el pijama con celeridad, echarme sobre el edredón y mandar al mundo a paseo.

Pienso en la facilidad, en la rapidez en la que podemos pasar de un estado a otro -del frío al calor, en décimas de segundo-.

Imagino, entonces, que esa sensación es equiparable a otras muchas cosas. Quizá a los sentimientos, que parecen florecer y de repente se desvanecen en días complicados.

Intento buscarle alguna explicación a esos cambios repentinos, a porqué, aunque la calefacción, la manta, el bolígrafo y el papel me dan cobijo, yo sigo teniendo frío aquí, aquí dentro.

S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s