La generación que abandonó los libros

Las nuevas tecnologías y el sistema educativo, dos problemas que afectan a los ‘Millenials’ a la hora de leer libros.

Cada vez cuesta más encontrar entre la gente joven una comunidad lectora. Es un hecho que, contrastado con varios datos, nos hace tener cierta preocupación. Las nuevas generaciones han crecido de la mano de dispositivos móviles de los que cuesta mucho despegarse. Vídeos, historias de Instagram, mensajes de Twitter y un largo etcétera de estímulos de un corto periodo de tiempo están relegando a la lectura a un segundo –o tercer- plano en nuestras vidas. La cultura del “lo que quiero, lo quiero ya y sé que lo tengo” sobrevuela entre los más jóvenes, que debido a un déficit de atención cada vez más pronunciado, ven con cierto recelo abrir las páginas de una buena lectura. Toda la información que procesamos, o la gran mayoría, es texto, enlatado y prácticamente tildaría de ‘ultra procesado’ para que nuestro cerebro no tenga ni que pensar. En esta tesitura, las personas nacidas entre los años 1990 y 2000 (aún más acentuada esta década) suelen tener menos capacidad de reflexión, atención y concentración.

El lapso de concentración de una persona nacida entre 1999 a 2018 es de cinco minutos y de quince minutos entre 1983 a 1999, un síntoma grave de lo que está repercutiendo la tecnología en nuestro cerebro. Otro dato espeluznante, el 40 por ciento de los españoles no lee libros. Tal y como afirma el Profesor de la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra, Gerardo Castillo, “algunos adolescentes piensan que, como actualmente disponemos de muchas fuentes de información a través de Internet, los libros no son necesarios. Ignoran que  la lectura continuada, reposada y reflexiva de un libro nos aporta mucho más que leer mensajes fugaces y triviales en el móvil”.

Para poner más leña al fuego, en España la comprensión lectora es una de las mayores flaquezas a nivel educativo. Un estudio realizado por la OCDE denominado “Informe PISA” midió el conocimiento de alumnos de 15 años en más de 65 países y España acabó en el puesto 31, muy por debajo de la media. La poca interacción con los padres y la escasa preparación y profundización en trabajar el lenguaje y la concentración están castigando a la sociedad y, por ende, al mundo de los libros y la literatura. Trabajar la comprensión lectora desde un punto de vista pedagógico debe ser uno de los retos a los que la sociedad y en concreto nuestro país, deberían hacer frente para darles un futuro mejor a las próximas generaciones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s