Entre sueños y llamaradas

No sentir nada puede acabar contigo -me decía a mí mismo-. Ella no paraba de sonreír mientras mi cuerpo y…