Entre sueños y llamaradas

No sentir nada puede acabar contigo -me decía a mí mismo-. Ella no paraba de sonreír mientras mi cuerpo y…

Amaneceres por vivir

Entre tragos amargos discerníamos, el uno frente al otro, intentando arreglar un mundo que hoy parecía tener otro color. Entre…